Influencia del conflicto armado colombiano en la educación: el caso del desplazamiento

Influencia del conflicto armado colombiano en la educación: el caso del desplazamiento
De acuerdo con datos oficiales  en el país hay cerca de 5'445.406 personas desplazadas, entre los cuales 190.000 están entre los 3 y 25 años de edad, etapa durante la cual debe desarrollarse la escolaridad. Para ellos no es fácil  reintegrarse a la escena académica, no solo por pertenecer a una población vulnerable, sino porque ello implica la apertura de un cupo escolar, o por las secuelas psicológicas que una situación como esta genera en los estudiantes.

De acuerdo con el MEN, en los últimos 10 años la atención a la población desplazada y el cubrimiento en educación básica y media y educación superior a mejorado bastante, sin embargo la población se queja de la enorme cantidad de papeleo que tienen que diligenciar para acceder a cupos escolares y que su vida vuelva medianamente a la normalidad. Además las escuelas no siempre están preparadas para recibir a la población desplazada en términos de apoyo psicológico y trato social (para saber mas entra a http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/educacion/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-11915146.html)

 

No cabe duda que el  conflicto armado interno que padece el país desde hace mas de medio siglo ha afectado a la escuela nacional. Tenemos que hay niños y jóvenes convertidos en actores armados que dejan su niñez por las armas, victimas de minas antipersona y ahora convertidos en exiliados en su propio país. El desplazamiento forzado no permite que los niños y los jóvenes en el país tenga un desarrollo pleno.

Las cifras de cobertura del gobierno parecen muy alentadoras y es grato saber que nuestros niños y jóvenes victimas del conflicto tienen la posibilidad de volver a empezar una nueva vida, pero como ya se menciono el proceso no es sencillo y la escuela no esta preparada para atender a estas poblaciones vulnerables. El proceso de reinserción a la escuela es complejo, y los maestros con mucha dificultad asumen el reto de educar a un niños o joven victima del conflicto porque no ha sido preparado para ello.

Ni que decir de esas escuelas que se encuentran ubicadas en zonas de conflicto, que con frecuencia son atacadas violando el derecho Internacional Humanitario y que en esas condiciones deben velar por el derecho a la educación de los jóvenes.

La violencia en Colombia esta cobrando un precio muy alto a la educación, no solo por lo ya mencionado, sino porque es mas alto el gasto en seguridad y defensa que el gasto en educación.